La carga del escepticismo

60147_398271220238723_893924583_nEscepticismo es la palabra que nos convoca en este espacio. ¿Por qué escepticismo? ¿A quién le importa el escepticismo? ¿Qué tiene de interesante? ¿Por qué elegirlo como temática central habiendo tantos otros temas más entretenidos que tratar?

Antes que todo, asumo que a esta altura la mayoría conoce el significado de la palabra así que voy a ahorrarme las definiciones y me limitaré a decir que escepticismo —más que cualquier otra cosa— es una actitud ligada a un elemento de la psicología humana clave para nuestra sobrevivencia, la desconfianza.

Para la mayoría el concepto quizá está asociado a viejos gordos y aburridos que se burlan de la homeopatía y los Ovnis a través de artículos insufriblemente largos y latosos que publican en algún blog de ciencia. En parte es cierto, sin embargo el escepticismo no se limita solo al plano científico.

Yo digo que escépticos somos todos, en mayor o menor medida. Nadie llegaría muy lejos si fuese por la vida absolutamente confiado o creyendo en todo a ciegas. Somos escépticos al contar el cambio, al mirar a ambos lados antes de cruzar una calle, al adquirir una propiedad, al resguardar nuestra seguridad y la de nuestros seres queridos y un largo, muy largo, etcétera. A decir verdad, nos manifestamos incrédulos y desconfiados frente a gran parte de nuestras actividades diarias. No jugamos con nuestra vida y estabilidad. Hemos aprendido a ser así, lo necesitamos, porque sabemos que las consecuencias del exceso de confianza —al menos en lo que respecta a nuestra vida cotidiana— podrían ser muy lamentables.

A nadie se le ocurriría cuestionar lo beneficioso y sano que es esta actitud cuando se practica en lo cotidiano. A pesar de esto, el escepticismo e incredulidad que hemos entrenado tanto en nuestro día a día —para la mayoría de las personas— se desvanece a la hora de enfrentarse a otros temas que tal vez no consideramos tan relevantes o no nos son cercanos. No te costará mucho desconfiar de las intenciones de la nueva amiga de tu novio que le manda mensajes, pero trataras de consolarte creyendo que él te será leal porque Tauro es el signo más estable. ¿Por qué? ¿Por qué tanta perspicacia y agudeza mental para una cosa y tanta credulidad para otras?

La mayoría aplica una especie de escepticismo selectivo, un escepticismo que solo rige en aquellas situaciones o eventos que nos afectan directamente. El mundo de lo oculto y lo alternativo es fascinante, divertido, nos puede dar ciertas esperanzas y después de todo, creer que el ataque del 9/11 fue un auto-atentado, confiar en que los astros rigen nuestro destino o pensar que extraterrestres construyeron las pirámides no tiene tanto impacto en nuestras vidas como que nos atropellen, nos sean infieles o nos estafen, o al menos eso se cree.

Lamentablemente el pensamiento mágico y la pseudociencia no se quedan solo en lo trivial y tarde o temprano nos pueden jugar en contra con resultados tan lamentables como los que tratamos de evitar aplicando la incredulidad en nuestro día a día. Bajo la promesa de comunicarse con seres queridos fallecidos, encontrar un familiar extraviado, llevar una vida más saludable, curar una enfermedad incurable, incrementar la esperanza de vida o simplemente llenar un vacío espiritual, centenares de personas alrededor del mundo caen víctima de estafadores que han encontrado un nicho económico donde el escepticismo y el sentido común escasean.

Se pierden vidas, enfermedades que se creían controladas resurgen e investigaciones que ayudarían a muchos se ven obstaculizadas porque quizá hemos subestimado el peligro del fanatismo y la pseudociencia e inconscientemente hemos asumido que el exceso de confianza solo es contraproducente en cierto orden de cosas pero en otros no. La realidad es que no, nunca la credulidad ha sido beneficiosa o productiva, excepto para quienes se aprovechan de ella.

No todos están enfrentando enfermedades incurables ni están desesperados por encontrar a alguien desaparecido, muchos nunca pasaran por eso y quizá nunca caigan victima de charlatanes y estafadores. Pero vamos, somos adultos y vivimos en el siglo XXI, considero que el respeto por uno mismo debería ser suficiente motivación para actuar de acuerdo a nuestra condiciones de animales racionales, mas allá de lo que pueda sernos conveniente o no.

¿Por qué escepticismo? Porque es una virtud que está infravalorada. Socialmente se incentiva la confianza y se glorifica la fe, pero pocos estimulan el pensamiento crítico.

¿A quién le importa el escepticismo? A todos, todos hacemos uso de esta cualidad en mayor o menor medida, y no nos vendría mal usarla aún más.

¿Qué tiene de interesante? Es un herramienta que nos conviene usar, es aplicable a cada cosa y aspecto de nuestras vidas y cuestionando, exigiendo evidencia y solo opinando con base en hechos comprobados va a ser mucho más difícil que nos equivoquemos, y a todos nos gusta tener la razón ¿O no?

¿Por qué elegirlo como temática central habiendo tantos otros temas más entretenidos que tratar? Porque no es una sola temática en si, abarca muchos temas, siendo casi ilimitado.

Decidí titular esta nota como la carga del escepticismo, en honor a un artículo escrito por el divulgador científico Carl Sagan, quien expresa más o menos lo mismo que he querido plasmar en esta, la primera entrada de este nuevo blog.

David Silva Valerio Autor: David Silva Valerio
Cientificista, acrofóbico, sicario de la CIA, adicto a los analgésicos y fan de Doraemon.
Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s