Respuestas a 10 típicos sin-sentidos magufos

Sin título_phixr (4)_phixrTodos los que alguna vez hemos ayudado a desmentir alguna teoría de conspiración, pseudociencia o mito moderno sabemos que no hay nadie más ingenioso y creativo que un magufo a la hora de irse por la tangente e improvisar excusas cuando se les demuestra están errados. Algunos de estas reacciones están tan repetidas que ya son predecibles. En esta nota daremos respuesta a 10 típicas reacciones que tiene un magufo cuando se le refuta.

1.- Eres tan crédulo que solo te quedas con lo que dicen las versiones oficiales

R: En realidad no nos interesan las versiones oficiales ni tampoco las alternativas, lo que nos importa es la evidencia, las pruebas, lo tangible, nada más y nada menos. Para poder explicar un acontecimiento es necesario analizar objetivamente toda la evidencia disponible, sin considerar si es oficial o no. Lamentablemente para los teóricos de la conspiración sus explicaciones alternativas suelen ser inconsistentes con los hechos y carecen completamente de evidencia contrastable.

2.- Pareces demasiado preocupado por desmentir esto. Debes estar recibiendo dinero de […]

R: Ojalá alguna multinacional nos echara un billete de vez en cuando, pero no. Los intereses de los escépticos están con los hechos, no con la defensa de corporaciones o empresas de las cuales, encima, no obtenemos nada. Está bien cuestionar a las multinacionales, pero que una corporación o institución no sea del agrado de muchos o no les inspire confianza o simplemente esté de moda odiarla, no significa que se le deba satanizar y desinformar a la gente que al final no puede distinguir entre lo que es real y lo que es falso, lo que puede terminar perjudicando a los propios consumidores.

3.- Ni tú ni yo vivimos en esa época, así que nadie lo puede asegurar

R: No haber estado presentes durante la construcción de las pirámides parece no molestarles a ciertas personas a la hora de creer que fueron obra de los extraterrestres, pero si se vuelve una excusa cuando la evidencia les demuestra otra cosa. Que no hayamos presenciado cada evento histórico no significa que no podamos tener certeza sobre lo que realmente sucedió. Para eso existen pruebas históricas, historiográficas, arqueológicas y un sinnúmero de documentos y evidencia que relatan lo ocurrido. Quizá algunos hechos se distorsionen un poco con el paso del tiempo, pero eso no significa que todo lo que sabemos sobre la historia sea falso o que la historia en si sea un enigma indescifrable sobre el que nadie pueda dar fe.

4.- ¿Cómo sabes que esa evidencia es cierta o no?

R: Por lo general un escéptico no ocupa solo una fuente de evidencia. Para desmontar una teoría de conspiración o una práctica pseudocientífica se recurre a muchas fuentes, experimentos, investigaciones y observaciones independientes que apuntan hacia lo mismo. Ahora, si crees que centenares de científicos, historiadores o investigadores alrededor del mundo son parte de una conspiración que busca engañarnos, no hay mucho más que decir.

5.- No necesito evidencia, todo el mundo sabe que […]

R: Apelar al conocimiento popular es otra de las salidas recurrentes de los magufos. Sin embargo los “todo el mundo sabe que…” o los “es evidente que…” no prueban absolutamente nada y es más, constituyen una conocida falacia lógica que a esta altura ya no es necesario explicar.

6.- Eso es justamente lo que el gobierno te quiere hacer creer

R: Pensar que el gobierno, los medios de comunicación y las corporaciones forman una especie de ente viviente con sistema nervioso central que actúa en pos de un único fin (que siempre es siniestro, oscuro y perjudicial para todos) es una creencia muy propia de la mente conspiranoica. Curiosamente estos individuos también creen que los planes complejos y ultra-secretos de esta elite superpoderosa son vulnerables a ser descifrados por cualquier “friki” que vive en el sótano de su madre y administra un blog esotérico.

7.- Siempre hay cosas que no nos cuentan, no ves la realidad porque estás cegado por el sistema
R: Es el complejo de “Neo” (Matrix). La creencia de que toda la sociedad yace en un letargo creado por la élite en el poder para mantenernos sometidos, pero ellos (los magufos) han sido los únicos capaces de despertar y ver el mundo como realmente es. Esta creencia absurda solo denota la desesperada necesidad de sentirse especiales de los teóricos de la conspiración. Una vez más, ser escéptico de las instituciones está bien y de seguro hay muchas cosas que no sabemos, pero pensar que creyendo en conspiraciones ridículas y teorías que no tienen ni pie ni cabeza vas a estar por encima de los demás y vas a acceder a un mejor entendimiento de la realidad, no tiene sentido.

8.- Bueno, al menos él propone algo ¿Y tú que propones por el bien de la humanidad?

R: Los seguidores de ciertos iluminados que prometen el paraíso suelen ocupar este argumento cuando quedan contra las cuerdas. Es una especie de falacia moralista que considera las “intenciones” como argumento suficiente para darle validez a una propuesta. Un charlatán puede ser solo un ignorante con buenas intenciones o un estafador malintencionado, en cualquier caso una propuesta debe ser juzgada por su consistencia y resultados (o carencia de estos), no por sus intenciones. Por otra parte no es necesario decir lo ridículo que sería exigir que antes de criticar una película porque te pareció mala, debas dirigir una mejor para tener autoridad.

9.- Yo no estoy de acuerdo con esos estudios científicos, porque yo opino que […]

R: Cada quien es libre de creer lo que le venga en gana, siempre que entienda también que los hechos no son un asunto de opiniones sino de evidencia. Si lo que dicen los estudios no te convence, perfecto, reúne tu propia evidencia, escribe un paper y compártelo con la comunidad científica, ellos estarán felices de analizar tus pruebas.

10.- “Tal cosa era considerada imposible en el pasado, pero ahora es un hecho, por lo tanto lo que yo digo será posible en el futuro”

R: Por lo general los defensores de utopías y distopías o pseudociencias como el movimiento perpetuo recurren a la analogía entre lo que se negaba posible en el pasado y lo que sabemos que no es posible ahora. Esto es una falacia, primero no se toma en cuenta que muchas cosas que se consideraron estúpidas en el pasado siguen siendo estúpidas ahora. Y segundo, que algo que actualmente es un hecho en la antigüedad fuese considerado una locura, no significa que todo lo que hoy consideramos inaplicable sea posible en el futuro. Antiguamente habían muchos motivos para rechazar propuestas nuevas, entre ellas el limitado entendimientos sobre las leyes que rigen el universos o el sesgo impuesto por la religión que era mucho más dominante. Hoy disponemos de mucha más información y conocimientos para poder afirmar que ciertas cosas, por más que lo queramos, definitivamente no van a pasar.

David Silva Valerio Autor: David Silva Valerio
Cientificista, acrofóbico, sicario de la CIA, adicto a los analgésicos y fan de Doraemon.
Anuncios

7 comments

  1. Muy bueno, bien razonado. El contra-argumento que das en el 8, así como esta planteado, no parece correcto. Ya que, tener mayor confianza en la impresión sobre un hecho proveniente de quien realiza mejor esa actividad productora del hecho, resulta razonable, y hasta recomendable. un abrazo.

    Me gusta

    1. Igual que se considera Ad Hominem descartar un argumento “porque lo ha dicho X, y no es de fiar”, también sigue siendo ad hominem creer algo simplemente “porque lo ha dicho X y parece que sabe de lo que habla”. Al fin y al cabo lo que importa, como se repite en el texto, hay que tener en cuenta los argumentos en sí, las pruebas que lo respalden, y los hechos que deriven.

      Quién proponga un argumento nunca debería ser algo a tomar muy en cuenta para su verificación (almenos de forma lógica)

      Me gusta

      1. Jon, concuerdo con el concepto de formar opiniones en función de evidencias. Sin embargo, este es un concepto abstracto, la adquisición de evidencias empírica en forma directa no es algo aplicable a la mayoría de las actividades humanas. Ya sea esto por la complejidad de los datos, el tiempo y el instrumental necesario para esto, etc. Dado esto, es necesario recurrir en muchos casos a fuentes indirectas, tales como profesores, profesionales, científicos, estadistas y demás. Por ejemplo, para adquirir el conocimiento sobre las corrientes de poblamiento en el globo terráqueo deberías leer al menos una docena de papers en el tema adecuado de antropología y para esto es necesario el por lo menos haber adquirido los conocimientos previos que te permitirían entenderlos (una gran parte de la carrera de antropología). En lugar de esto se consulta la opinión de los antropólogos que trabajen en el tema. En este punto es evidente la necesidad de distinguir que fuente de información es valida y para esto hay que ponderar la experiencia y el conocimiento verificables. En otras palabras, es importante que lo dijo “x” con un doctorado en el tema y no “y” que lo leyó en un blog. Un abrazo.

        Me gusta

    2. Entendí lo que dijiste en tu respuesta a Jon Mussol, pero ello no implica que sea necesariamente correcto. A lo mucho, es práctico, pues pensar que todo mundo buscaría tergiversar información es poner hombres de paja donde no hay.

      Hecha esa precisión, sigo de acuerdo con el artículo en el punto 8. Una propuesta debe ser juzgada por su consistencia y resultados (o carencia de estos)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s